Comic Buscando a Perseo con Zigzag

La constelación de Perseo

Perseo es una de las 48 constelaciones de Ptolomeo y forma parte de las llamadas constelaciones de Andrómeda por su relación mitológica. Perseo es una constelación casi circumpolar, es decir, rara vez se pone en el horizonte, lo que hace más fácil su avistamiento. Muchas personas la encuentran parecida a letra “K” del abecedario dada su forma.

Para localizarla fácilmente en el cielo, la mayoría de las personas recurre a la ubicación de las constelaciones vecinas. Las constelaciones que se encuentran al norte de Perseo son Casiopea y Cameolopardis, al sur están Aries y Tauro, al este se encuentra Auriga y al oeste están tanto Andrómeda como Triangulum. La constelación de Perseo puede ser observada en gran parte del año por los habitantes del hemisferio norte; los meses en los que se genera mayor facilidad para el avistamiento de sus estrellas abarcan desde agosto hasta abril. En cambio, para los habitantes del hemisferio sur es una constelación difícil de percibir.

La constelación de Perseo ha ganado su reputación por la famosa lluvia de perseidas, que es una lluvia de meteoritos que se puede ver en julio y agosto. El recorrido de esta lluvia de estrellas nace en la constelación de Perseo, pero no tiene ninguna relación con la constelación.

Entre sus estrellas está Algol, una estrella curiosa por su apreciable parpadeo. También se la llama la estrella “endemoniada”. Es una estrella variable muy famosa y observada por muchas civilizaciones. Se trata de una binaria eclipsante, en la que dos estrellas próximas se eclipsan una a otra de forma periódica en tanto realizan una órbita alrededor de su centro de gravedad común. En el caso de Algol, el eclipse ocurre cada 2.87 días, cuando el brillo aparente de la estrella desciende desde magnitud 2.2 hasta la magnitud 3.5, durante un periodo de 10 horas antes de recobrar su potencia máxima. Estas variaciones sorprendieron a los antiguos observadores de estrellas, poniéndole el nombre de estrella “endemoniada” por ese peculiar comportamiento de su brillo. Y como no, esta estrella era el ojo parpadeante y amenazante de la derrotada Gorgona Medusa.

El cielo desde tu azotea con Zigzag

¿Te gustan las estrellas?

Te invitamos a que subas con tu familia a la azotea de tu casa para buscar cada semana una nueva constelación u objeto celeste.

Recuerda que para mirar las estrellas no necesitas telescopio o binoculares. Sólo tenemos que acostarnos mirando hacia arriba, y si lo hacemos acompañados mejor. Seguramente con tu imaginación podrás ver muchos más héroes, heroínas, figuras o animales, sólo observa y disfruta. 

No olvides compartirnos tus fotos del cielo a través de nuestras redes sociales.

Busca más constelaciones aquí